“En esta ciudad, donde los niños no nacen, pero sí viven, reciben amor y forman parte de la sociedad; desde su llegada a la vida, que el municipio obsequie a sus padres un árbol, que sea plantado en sus hogares, en plazas, en el vivero municipal; decisión personal de cada hogar al que se le regala”, plantearon como propuesta.

“Donde no solo los padres, sino la familia, comunidad en general será protagonista, y no estaremos inmóviles ante la deforestación que viene arrasando con campos y las consecuencias vividas que ante cada cambio nos decimos, es el calentamiento global. Pues ahí está una respuesta a lo que proponemos: formemos a los niños como ciudadanos conscientes y responsables de su hábitat. Ellos son nuestro presente, futuro y también maestros para los adultos que aún no comprendimos la importancia de las pequeñas acciones”, argumentaron.

“Motiva la presente acercarles para vuestro tratamiento este petitorio que acompañamos; confiados que nuestro proyecto no diste con los de ustedes, en consonancia con el deseo del cuidado del ambiente y como ciudadanos de esta ciudad; donde aproximadamente habitan 200 niños/as al año más; lo que significa un presupuesto no elevado para poder llevar adelante esta solicitud, tema que hemos tenido en consideración más allá de que creemos en la reforestación necesaria. Señalando que también apunta a la concientización y el hacer propio soluciones que tenemos posibilidades de realizar como familias. Desde nuestra mirada transversal, no puede estar exenta la educación desde el nivel inicial, y la familia en su conjunto en propuestas que hemos escuchado desde la comunidad interesada nos sugieren árboles frutales y nativos”, sumaron a modo ilustrativo.
Fundamentación
“Desde sus inicios en la provincia de Córdoba en el año 2009, la escuela abordó la educación ambiental dentro de la dinámica de juegos y aprendizajes para que cada niño pudiera ser parte de este movimiento mundial que se lleva adelante con acciones tanto individuales como globales. Conscientes que la problemática es compleja y al momento de escucharlas nos quedamos inmóvil en la pregunta ¿qué puedo hacer yo?, muchas veces bloqueamos las alternativas viables desde lo individual. Y nos gana la desazón del qué hacer”, comenzaron diciendo.

“Hay tres cuestiones acerca de las cuales estamos absolutamente convencidos”, indicaron, para luego pasar a detallarlas. “La primera, que no habrá política ambiental exitosa y, por lo tanto, desarrollo sustentable a escala global, nacional, provincial y local, sin una conciencia ambiental ciudadana extendida y profunda en los individuos y los sectores sociales”, explicaron. “La segunda, que tal conciencia ambiental será imposible de alcanzar aún con la creciente presencia de sus temas en la agenda multimediática, al tiempo que proliferan las experiencias no formales de capacitación/promoción en materia ambiental a nivel de municipios, movimientos sociales, estructuras sindicales, corporaciones empresarias, sin un protagonismo central del sistema educativo en todos sus niveles y modalidades desde el jardín hasta la universidad”, continuaron. “La tercera, que la relación entre lo ambiental y la educación es de un nítido beneficio mutuo, ya que al antedicho rol imprescindible de lo educativo en la formación de la conciencia ambiental, tanto de ciudadanos como de actores sociales y decisores, le podemos agregar que la perspectiva pedagógica ambiental puede educar mejor”, completaron. “Esto actúa así porque integra en lugar de fragmentar, porque dota a los contenidos la realidad, actualidad y futuro, porque motiva naturalmente a los niños y niñas, porque promueve hoy, como, en pocas causas, el interés, el compromiso y la solidaridad de los jóvenes, porque potencia la formación no solo en conocimientos sino también en valores”, agregaron.


“Pensar globalmente y actuar localmente. Esa es nuestra mirada y nuestro proyecto, por lo que les solicitamos al Poder Ejecutivo y a los concejales que nos representan aprueben este petitorio”, terminaron requiriendo.
Estado legislativo
A partir de la presentación de la Escuela Infantil Irutapé, la edil Alejandra Barboza de Cambiemos recogió la iniciativa y elaboró un proyecto de ordenanza, que fue destinado a la Comisión de Asuntos Generales del Concejo Deliberante para su tratamiento.

“Realizar, anualmente, una educación escolar y campañas de difusión masivas para la protección, conocimiento y conservación del árbol, a través del Área Espacios Verdes de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Villa Elisa; estableciendo acuerdos con centros educativos”, establecería el artículo 1º de la futura normativa.

“A los efectos de los objetivos de la presente, el área referida presentará un plan de forestación indicando: especies y cantidad a plantar; zona destinada; escuela invitada; haciéndose cargo de su costo”, el 2º.

“Invitar y/o estimular a entidades privadas a que apoyen esta iniciativa, solicitando apoyo además a entidades provinciales y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria”, fijaría el 3º.

Fuente: El Entre Ríos Edición Impresa.
Sociedad

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]