Las claves fundamentales para evaluar cómo se vivió en Gualeguaychú este fin de semana extra largo, pueden leerse de muchas maneras, pero una sobresalió durante los cuatro días: la escasez del denominado "turismo familiar".

Estos días estuvieron -otra vez- muy lejos de la meta que la gestión municipal se planteó como objetivo. No se logró "recuperar que la familia venga a Gualeguaychú" como en alguna oportunidad auguró el Intendente Martín Piaggio.
Por el contrario, las calles de la Costanera de Gualeguaychú se poblaron de unos 30 mil jóvenes y adolescentes atraídos especialmente por la búsqueda de diversión en base al consumo excesivo de alcohol, descontrol y estupefacientes -como lo demostró el secuestro de extásis, LCD y marihuana junto con dinero falso por la Policía-.

La falta de higiene fue una constante, durante las 24 horas del día la música penduló entre la cumbia o la electrónica que salía de los parlantes conectados a los autos, repitiendo permanentemente las escenas de un barullo persistente.
Las botellas de vodka convivieron con las de fernet y compitieron palmo a palmo con las latas de cervezas. Las conservadoras se llenaron y vaciaron, pese a las prohibiciones anunciadas. "Nos fue muy bien, vendimos de todo. Hace cuatro días que no duermo pero no importa. Estoy contento", resumió el cantinero del carrito "Mis Amores" instalado en la Costanera de Gualeguaychú. Otro vendedor que llegó al alba del martes de Carnaval, reafirmó el objetivo fundamental: "todos vendimos bien, el lunes a la tardecita me había quedado sin cervezas".

Sin dudas, los turistas que llegan a la ciudad son los que menos posibilidades económicas tienen y eligen vacacionar de forma gasolera, tanto es así que eligieron los pasillos de la terminal de Gualeguaychú para guarecerse de la lluvia y pernotar. Rosario, Santiago del Estero, Gran Buenos Aires fueron algunas de las ciudades de los visitantes.
EL CORREDOR
Boulevard De León entre Luis N. Palma y la calle de acceso al Camino de la Península funcionó como un corredor -o quizás como un corralón- de los jóvenes turistas.
En esas cuadras se percibía el penetrante aroma del humo de los porros y del alcohol; esos aromas se mezclaron con el de los baños químicos -que por sus malas condiciones higiénicas no eran demasiado utilizados por los muchachos preferían orinar en las calles- sumado al humo de las parrillas improvisadas que vendían bondiolas, choripanes o hamburguesas.

Las calles laterales a la avenida, en su mayoría de tierra, estaban cubiertas de autos y más puestos para tratar de "hacer la diferencia" por parte de los vecinos del barrio. Dormir fue una tarea titánica por el elevado volumen de los parlantes de las canciones del momento.

En sí, el Boulevard cumplió con el objetivo de los organizadores y evitó la circulación de personas en estado de ebriedad por la Costanera -con la Playa del Puente cerrada al público desde el acceso superior- y contuvo a los turistas en un espacio con fuerte presencia policial y cerca de la carpa sanitaria del Hospital.
LAS PREGUNTAS PARA ESBOZAR EL BALANCE
¿Es éste el turismo que logra atraer Gualeguaychú? El que duerme amuchado, que no gasta en el sector gastronómico formal y que no concurre al Carnaval ninguna de las tres noches del fin de semana, dejando un Corsódromo medio vacío y con mediocre venta de entradas?

¿Cuál es el costo total de los operativos policiales, de salud o de higiene urbana? ¿Se justifica la inversión de los gobiernos provincial y municipal para contener "el descontrol" de los turistas?

¿Ésta es la imágen de la ciudad en el país? ¿Es Gualeguaychú apenas sinónomo de "la joda en Carnaval"?

Son algunos de los interrogantes que se desprenden de cinco días de furia en la ciudad; cinco días que no salvaron una temporada mala sin playas durante todo enero y con pocas reservas hoteleras. Un fin de semana de descontrol que no alcanzó.
Gualeguaychú

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]